Audiómetro - Apuntes de Electromedicina Xavier Pardell

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Audiómetro

Equipos > Diagnóstico
Audiómetro: la definición

El audiometro es un instrumento de tecnología digital y diseño ultra compacto que permite realizar audiometrías tonales por vía aérea, por vía ósea y logoaudiometrías con micrófono o grabador.
Se utiliza para realizar test audiométricos completos y específicos. Permite determinar el nivel auditivo de un paciente en cada uno de sus oídos.

Hay varios test que se hacen en este equipo:
- Umbral de vía aerea
- Test de S.IS.I.
- Test de Fowler
- Test de la palabra
- Deterioro tonal
- Tinitumetría

Los tonos puros generados electrónicamente por un audiómetro, se envían a través de fonos (conducción aérea) o de vibradores óseos (conducción ósea). 

El examen se hace en una cámara silente. Los umbrales para distintas frecuencias se miden en decibeles (medida de intensidad).

 Las frecuencias que se usan en audiometría convencional para conducción aérea son:
 250 - 500 - 1000 - 2000 - 3000 - 4000 - 6000 - 8000 Hertz (ciclos por segundo).

 Las frecuencias que se usan en audiometría convencional para conducción ósea son: 
250 - 1000 - 2000 - 4000 Hertz. 

Los audiómetros están calibrados en relación a un standard de referencia, el cual también debe estar descrito  El 0 del audiómetro es un promedio y no un cero matemático. La audición normal es entre -5 y 20 dB. 

Las pérdidas auditivas pueden ser calificadas de la siguiente manera:
-5 - 20 dB audición normal
20 - 40 dB hipoacusia leve
40 - 70 dB hipoacusia moderada
70 - 90 dB hipoacusia severa
90 y más hipoacusia profunda



Tiene  canales separados, uno para señal sonora y otro para enmascaramiento.
Salidas: cascos, vía ósea, altavoces externos para campo libre.
También posee una pantalla de visualización de los resultados, memoria interna y ofrece la posibilidad de imprimir los resultados de la audiometría.



El audiómetro también produce un resultado gráfico llamado audiograma, que ayuda a determinar si hay una pérdida parcial de la audición o pérdida de la audición completa.






Audiometría
La audiometría es una prueba que permite conocer la capacidad que tiene una persona de escuchar los sonidos. Evalúa así el correcto funcionamiento del sistema auditivo humano. Una correcta audición es un proceso que sigue estos pasos:

  • Recepción de los sonidos en el pabellón auricular u oreja, que nos ayuda a diferenciar desde dónde se emite un sonido.
  • Paso del sonido a través del conducto auditivo.
  • Choque del sonido en el tímpano, que le hace vibrar como si fuese un tambor.
  • Transmisión de la vibración por la cadena de huesecillos, que conectan el tímpano con la cóclea.
  • Conversión de las vibraciones a impulsos eléctricos nerviosos en la cóclea.
  • Interpretación de las señales neuronales en el cerebro.



Una audiometría no nos dirá exactamente qué fase del proceso de la audición no funciona correctamente, pero sí nos indica si la audición está alterada en la parte de la transmisión del sonido o vibraciones (sordera de transmisión) o en la parte más relacionada con el sistema nervioso (sordera neurosensorial), lo que ayuda mucho a decidir el tratamiento más efectivo.

Para realizar la prueba se utilizan sonidos modificados en su intensidad y tono. La intensidad es el volumen que tiene un sonido y se mide en decibelios; y el tono hace referencia a lo agudo o grave que se escucha un sonido y se mide en hertzios. Los sonidos que puede escuchar el ser humano tienen 20-150 dB (a partir de 85 dB se pueden dañar los oídos) y 20-20000 Hz.



Cuándo se hace una audiometría
Se recomienda realizar una audiometría a todas las personas en las que se sospeche una pérdida de audición, lógicamente. También hay etapas de la vida en las que, aunque no haya una sospecha clara de hipoacusia, se recomienda someterse a una audiometría para detectar una pérdida de audición a tiempo. Es conveniente realizar una audiometría en los siguientes casos:

Recién nacidos: a día de hoy entre las pruebas médicas a los recién nacidos se incluye un tipo especial de audiometría basada en los “potenciales evocados”; esto son reflejos que nos indican si un bebé oye o no sin necesidad de que tenga que decírnoslo él. Gracias a esta prueba ha disminuido notablemente el número de sordomudos de nacimiento en nuestra sociedad, porque se les puede implantar a tiempo una cóclea artificial.

Mayores de 65 años: aun sin sospecha de sordera, se recomienda realizar esta prueba a todos los mayores de 65 años para detectar a tiempo déficits de la audición. Si la prueba es normal, se recomienda repetirla cada 3-5 años.

Sospecha de sordera: cualquier persona a cualquier edad puede sufrir sordera temporal o permanente por diferentes motivos. La audiometría ayuda al diagnóstico de la hipoacusia y orienta hacia la causa de la misma.

Tras enfermedades de riesgo: la meningitis, sobre todo en niños, los traumas craneoencefálicos y las otitis extensas son las causas más habituales de sordera que se producen como secuela de enfermedades o accidentes. Se recomienda vigilar la audición en todos estos casos.

Otros: la toma de medicamentos que dañan el oído (gentamicina, por ejemplo), o la ruptura del tímpano (por usar bastoncillos de limpieza o tras un ruido muy fuerte), son también frecuentes causas de hipoacusia, y el paciente se puede beneficiar de una audiometría




Preparación para la audiometría
Si te van a realizar una audiometría estas son las cuestiones que debes tener en cuenta:

  • Duración: suele durar muy poco tiempo, unos 30 minutos como mucho.

  • Ingreso: no requiere ingreso, puede realizarse de forma ambulatoria por un otorrino u otro médico en el hospital. También hay establecimientos privados en muchas localidades. Si decides realizarlo en un establecimiento privado, asegúrate de que cumple las condiciones necesarias y de que te realizan una audiometría completa.

  • ¿Es necesario ir acompañado?: no, es una prueba indolora y no invasiva, con lo que puedes acudir solo a la clínica y volver del mismo modo.

  • Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento previo. Debes comunicar al médico todas las medicinas que consumes para que valore si podrían ser la causa de la falta de audición.

  • Comida: puedes comer con normalidad, no es necesario ir en ayunas a la clínica.

  • Ropa: puedes vestir con ropa de calle normal. Evita llevar cascos de música las horas previas a la prueba.

  • Documentos: no hay que llevar ningún tipo de documento, pero quizá te den los resultados en el mismo momento de terminar la prueba y necesites guardarlos.

  • Embarazo y lactancia: ni el embarazo ni la lactancia son contraindicaciones para realizar esta prueba.

  • Contraindicaciones: no tiene ninguna contraindicación. Si la persona que necesita una audiometría no puede comunicarse (por ejemplo, por estar en coma, padecer algún retraso mental o ser un bebé) se debe realizar una prueba de “potenciales evocados”.




Cómo se hace la audiometría
Para realizarte una audiometría, cuando llegues a la clínica te harán unas preguntas generales acerca de tu estado de salud y sobre las situaciones en las que has notado dificultad para escuchar sonidos, si es así. Justo después, te observarán con el otoscopio el interior del conducto auditivo y el tímpano. Tras realizar este estudio básico, te pedirán que pases a una cabina donde te pondrás diferentes cascos con altavoces.

En primer lugar, te pedirán que te pongas un caso en la oreja derecho y luego otro en la oreja izquierdo. Con estos cascos se estudia la conducción aérea, es decir, la transmisión del sonido con normalidad a través del sistema auditivo. Luego te pondrán unos cascos que se colocan detrás de cada oreja, apoyados en el hueso. Con ellos se estudia la conducción ósea, que sirve para saber si el sistema nervioso funciona correctamente en cuanto a entender los sonidos.

Con cada uno de estos cascos, el realizador de la prueba emitirá diferentes pitidos con intensidad y tono diferentes. Te pedirá que hagas una señal cada vez que oigas un pitido; así se podrá identificar a qué volumen y tono no escuchas bien los sonidos. Después probará con cada casco si entiendes diferentes palabras que pronunciará correctamente, pero que escucharás a intensidad y tonos diferentes. Te solicitará que las repitas inmediatamente después de escucharlas. La segunda parte de la prueba es la más importante, ya que se estudia cómo en el día a día hay dificultad para entender palabras o frases.

Durante toda la prueba podrás estar sentado o de pie. En ningún momento notarás dolor o molestias, ya que se trata de una prueba sencilla. Si tienes un sistema auditivo muy enfermo puede que notes mareo, como te puede ocurrir en otras situaciones. Si te sucede, avisa al técnico de la prueba para que la interrumpa durante un momento.

Al instante después de la prueba se podrán obtener los resultados. El profesional que ha realizado la prueba o un médico pueden interpretar los resultados en el momento, e incluso recomendar algún tratamiento, como una prótesis auditiva. Debido al alto precio de estos dispositivos, es recomendable que se piense durante un tiempo antes de realizar el desembolso, y que se consulte a un médico antes, si no se ha hecho ya.


Complicaciones de la audiometría
No se conocen complicaciones de la audiometría. Es una prueba completamente segura que no entraña riesgos para las personas que se someten a ella. El único problema que podría surgir es que la prueba se haya realizado de forma inadecuada y sus resultados no sean fiables, lo que puede suponer que el paciente realice un gasto innecesario en una prótesis auditiva. Por ello, se recomienda consultar siempre con el especialista en caso de duda y acudir a centros que ofrezcan garantías.





Resultados de la audiometría
Los resultados de la audiometría se obtienen en el mismo momento de hacer la prueba, y deberán ser interpretados por un experto. En el informe figurarán una serie de datos que ayudan a comprender qué tipo de hipoacusia o sordera tienes.

Datos de la audiometría tonal: es una tabla que relaciona la intensidad de los sonidos con su tono. En la tabla se marcan los sonidos que has escuchado correctamente y así se nota si hay una disminución de la percepción de algunos sonidos por sus características propias. Compara, además, la escucha de sonidos por el aire o por el hueso, lo que ayuda a detectar si el problema está en una vía u otra.

Datos de la audiometría liminar: se expone el porcentaje de palabras que se han repetido correctamente completamente, parcialmente, o no se han entendido para nada.

Aunque los datos tienen unos límites estadísticos que sirven para decidir si el problema de audición merece tomarse en consideración o no, es la persona que sufre la sordera y las personas con las que convive, las que saben si supone un problema para el día a día.




 
eXTReMe Tracker
Xavier Pardell Peña
ACCESO AL FORO
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal